24 May 2008

Renta básica de emancipación, ¿Qué es lo que no funciona?

Allá por la mitad de Enero solicité las ayudas de alquiler de 210 Euros, formalmente conocidas como renta básica de emancipación.

Y ayer, 23 de Mayo, llegó la carta certificada con la resolución positiva. Este es el tiempo que ha tardado la comunidad de Madrid en verificar que cumplo los requisitos.

Una vez entregue la carta en mi banco (el lunes), todavía queda que el estado comience a ingresar las aportaciones de los meses pendientes. Esto quiere decir que como mínimo va a pasar 4 meses desde que la solicite hasta que la reciba.

Pero, ahora que la tengo reconocida, me asaltan las dudas. El dinero me vendrá muy bien. Podré ahorrar, gastarlo en viajes, en boberías, en cosas acordes a mis principios, o incluso en cosas que necesito. Pero creo que a nivel semántico existe una cierta contradicción:

En teoría es una ayuda para la emancipación. Alguien joven que quiere mantenerse por mi mismo, vivir su independencia, y todo eso. La clave de éxito es tomar un riesgo que nunca antes había tomado. Y la ayuda sirve para aspirar a un alquiler que de otra manera no podría optar, reduciendo el riesgo o aumentando la calidad de vida del emancipado.

¡Genial!, entonces el joven solicita un alquiler por encima de sus posibilidades, pero la ayuda no llega. Si esta un poco por encima de sus posibilidades, simplemente se apretará el cinturón. Pero si está muy por encima de sus posibilidades, tendrá que depender de alguien para mantenerse emancipado (normalmente la familia), o directamente renuncia a su independencia.

Es decir, aquella persona que no puede permitirse emanciparse sin la ayuda, y que por tanto esta obligado a depender de ella, tendrá una experiencia fallida en cuanto ser independiente.

Y para aquellas personas que se podían permitir emanciparse sin la ayuda, pues cuando les llegue les servirá para llevar un mejor nivel de vida (realmente no la necesitan para ser independientes).

En resumen, las ayudas a la emancipación deben ser un recurso del que se pueda depender, porque su objetivo es permitir la independencia a gente que tiene problemas o es reticente a emanciparse. Y esto es posible solo si son fiables en plazos.

Y si cuento todo esto es porque creo que tiene muchísimo de absurdo. El estado tiene (en teoría) el dinero, y la gente necesaria para tramitarlo, y la voluntad de darlo. Las comunidades también tienen los recursos necesarios, y en teoría también la voluntad (aunque en Madrid eso es cuestionable debido a los retrasos ocurridos). Pero pese a que todo lo necesario esta encima de la mesa, no se consigue entregar en el plazo de un mes que sería lo razonable.

Quizá sea porque hay demasiadas "autoridades" (comunidades y gobierno central), con intereses no siempre comunes. Quizá sea porque no existe un plazo al que la comunidad autónoma tenga la obligación de cumplir. No lo se. Pero estoy casi seguro de que este retraso aparentemente innecesario no beneficia a ninguna parte.

4 comments:

Anonymous said...

Yo entregué todos los papeles el 9 de enero y a día de hoy 25 de mayo ni siquiera sé si han aceptado la solicitud.

Anonymous said...

en Barcelona.

Anonymous said...

Yo entregué toda la documentación el día 09 de enero de 2008, en la segunda semana en vigor de la Renta Básica de Emancipación...y después de requerirme a los dos meses, en marzo, un certificado de ingresos, a día de hoy, 16 de AGOSTO, todavía NO HE RECIBIDO NOTIFICACIÓN de la Consejería de Vivienda de la COMUNIDAD DE MADRID.
Además, han presentado un conflicto de competencia ante el Tribunal Constitucional...para joder al Gobierno de turno..
No sé de qué van, pero desde enero que lo solicité, ya está bien!!

Anonymous said...

Haym, qué historias estas de las competencias!!
Yo la solicité en marzo del 2008, y once meses después, todavía sigo esperando...!
Ni Renta Básica, ni Emancipación no nada... así no se puede.....