06 December 2008

Un día tuve un sueño....

¿Y que fue de ese sueño?

Existe más o menos una intuición general de que todo el mundo tiene un sueño que cumplir. Algo con un valor espiritual propio. Algo que te da energía para seguir adelante.

Tengo dos cosas que contar sobre esto. La primera es el libro "el alquimista" de Paulo Coelho. Es un libro corto y ameno que habla sobre este tipo de sueños. La segunda es el motivo por el que la gente se apunta a ONGs, viaja, sabe mucho de un determinado tema (culturas antiguas, deportes, que se yo). Una pasión sobre la que orbitar sin limite. Una pequeña isla de sentido en un oceano de influencias externas.

Los sueños de la gente tienen unos patrones más o menos comunes. Ayudar a la gente, tener poder sobre la gente, conocer la gente, conocer el mundo, reconocimiento, riqueza, poder... seguro que un taxonomista lo hace mil veces mejor, pero espero que puedan percibir este patrón al igual que yo.

El sueño, el verdadero sueño que siempre he tenido es conocer el mundo. Ser escéptico ante lo que me dicen y llegar por mi mismo a ese conocimiento. Este sueño me llevo a participar de la "fe de la ciencia", a creer que el camino que seguia me ayudaba a llegar a algo tan indefinible como el concepto de verdad. Pero darme cuenta de que vivía una fe me hizo renunciar a mi sueño. Lo aparté para poder seguir adelante. Y ahora el sueño está tan difuminado.... Supongo que tiene que ver con todo lo que he aprendido de informática.
Ahora solo veo conceptos e interacción entre conceptos a la hora de describir la naturaleza. La mecánica clásica no es más que un conjunto de elementos con unas normas de interacción, normalmente partículas que representan objetos físicos, que con un lenguaje para formular cuestiones junto a reglas de transformación matemáticas permiten obtener las respuestas deseadas.
El que utilicemos esos lenguajes para delimitar y transformar los problemas en resultados vienen del tiempo y la experiencia. Ocurre en todas las áreas de conocimiento, y es producto de una evolución basada en el ensayo y el error. Suponiendo que esto que cuento sea cierto (habrá que comprobarlo, digo yo), necesito verificar un par de cosas:

  • Dado un dominio o área de conocimiento, ¿existe un lenguaje optimo en el que expresar todo el conocimiento o resolución de problemas?

  • ¿Existe una serie de lenguajes innatos tal y como propuso Chomsky?

  • ¿Existen técnicas innatas de transformación de lenguajes?



Tal vez si encuentro aquello que trivializa la forma en la que obtengo el conocimiento, entonces tal vez encuentre la forma de comprender mejor la naturaleza.

3 comments:

setepo said...

(1) Tener sueños está bien, pero puede ser un arma de doble filo. A veces, mirar siempre lo que podemos tener después no nos deja disfrutar de lo que tenemos ahora. Los budistas dicen que el sufrimiento es querer lo que no se tiene y no querer lo que se tiene.

(2) En mi opinión, "fe en la ciencia" no puede ser considerado como pensamiento científico. A mí también me ha pasado, y supongo que, en mayor o medida, todo el que haya optado por la vía de la ciencia en algún momento habrá estado en ese punto de pensamiento pseudo-dogmático, donde tomamos determinados conocimientos como necesariamente ciertos. Nietzsche decía que las convicciones son prisiones para el hombre sabio.

La ciencia, en el fondo, se basa en dudar. Todo el conocimiento que tenemos de nuestro alrededor se basa en interpretaciones de hechos, y éstas pueden estar equivocadas, o no.

El escepticismo es muy bueno, y para mí es una parte fundamental del pensamiento crítico. Pero no hay que confundir escepticismo con lo que muchos hacen, que es rechazar sistemáticamente cualquier afirmación que contradice lo que creen como cierto, dando como único argumento que las afirmaciones contrarias pueden estar equivocadas.

Pienso que también es importante rechazar cualquier conocimiento que surja de las emociones, como el miedo o los anhelos, que nos hacen aceptar como cierto lo que queremos/necesitamos creer, como la vida después de la muerte o la existencia de un "creador". Esta necesidad de saciar nuestras emociones nos aleja de lo que puede ser cierto e, incluso, en algunos casos, no nos deja disfrutar de la existencia de un modo más natural.

(3) Dices que tu sueño es conocer el mundo, pero no entiendo por qué tuviste que renunciar a él y apartarlo para seguir adelante, solamente porque viste que habías caído en la fe. Conocer el mundo, para mí, es un camino que se recorre paso a paso, error tras error. En cierto modo, la verdad se alcanza encontrando "mentiras" y cambiando rutas cuando éstas aparecen.

Si descubres que te habías equivocado deberías alegrarte, pues es una buena noticia. En todo momento podemos estar equivocados, en algunas cosas más y en otras menos, pero en todo siempre estamos expuestos a tener algo de error. Descubrir ese error es un síntoma de que nuestra capacidad de introspección mejora, y eso es una gran ayuda en ese deseo de conocer el mundo. Para conocer el mundo es importante que te conozcas a ti.

Tardaría días, o quizás semanas, en relatar todo lo bueno que me ha aportado a mí encontrar los innumerables fallos que he cometido, con todo lo que se aprende de éstos, y la evolución personal que ello implica.

Lo sé, lo sé... me enrollo demasiado =)

La idea que intento dar es que descubir que vivías bajo la "fe" no es razón para parar, sino para seguir con más fuerza aún.

(4) Me gustó mucho la metáfora de una pequeña isla de sentido en un oceano de influencias externas.

Esa pasión sobre la que orbitar sin límite muchas veces nos deja ciegos. En la mayoría de los casos nos ponemos metas como ser muy bueno haciendo algo, alcanzar una posición de prestigio, realizar alguna hazaña de reconocimiento, etc. Creemos que alcanzar esas metas debe ser nuestro principal objetivo, y hacemos girar (orbitar) nuestras acciones/vida alrededor del mismo. Como tú muy bien dices, no hay límite.

Lo que no vemos, al estar cegados por ese objetivo, es que nos aleja, muchas veces, de todo lo demás. De un modo tan sutil y traicionero que difícilmente nos percatamos de ello.

Ahí entraríamos en la parte de desacoplar nuestro deber profesional con lo que realmente es nuestra vida, pero ya me he enrollado "bastante".

(PD 1) Este comentario es una opinión personal, y como tal puede estar totalmente equivocada.

(PD 2) Lea detenidamente las instrucciones de uso.

(PD 3) En caso de duda consulte a su farmac... a su filósofo más cercano.

Néstor said...

Hola setepo,

el motivo por el que la fe me hizo renunciar a seguir mi camino fue porque mi camino era un camino de fe.

El camino de buscar la verdad a través de la ciencia o de la experiencia me parece tan ilusorio como el que busca la libertad en un papel o un acto.

Para mi existe el camino del "mejor conocedor", es diferente al camino de la verdad en el sentido de que el mejor conocedor asume que con su herramienta de adquisición de conocimiento no se puede llegar al conocimiento definitivo.

Despues de todo, aunque la ciencia pudiera explicar el 100% de nuestras experiencias, no hay ninguna garantia de que la explicación sea cierta o verdadera.

Simplmente son dos ligas diferentes.

setepo said...

Umm... y si quitas la ciencia o la experiencia, ¿qué te queda? ¿emociones?

Antes de definir un camino habría que tener claro qué se entiende por la verdad. Si entendemos algo que sea imposible de alcanzar está claro que cualquier método será, como dices, ilusorio. Y no por un problema del método, sino porque la meta en sí misma es, desde mi punto de vista, ilusoria.

Para mí, ese concepto de la verdad no es más que encontrarse a uno mismo y liberarse de ataduras como convicciones o pensar solo en el futuro (entre otras muchas cosas). La verdad es saber escucharte sin tratar de engañarte a ti mismo. La verdad es qué necesitas y no qué crees que necesitas. La verdad es disfrutar de quién eres y con quiénes tienes a tu alrededor, en lugar de tratar de demostrarse a uno mismo que es mejor de lo que piensa/piensan.

Los elementos que nombras, la ciencia y la experiencia, son una buena ayuda para entender cosas, y ese entendimiento, a su vez, ayuda a realizar esa búsqueda de uno mismo, que luego repercute en todo lo demás.

Cuando dices Para mi existe el camino del "mejor conocedor", es diferente al camino de la verdad en el sentido de que el mejor conocedor asume que con su herramienta de adquisición de conocimiento no se puede llegar al conocimiento definitivo. entiendo que tu concepto de verdad sí es un conocimiento definitivo. Ahí queda claro que nos referimos a cosas totalmente distintas. Ninguna es mejor que la otra, ni ninguno tenemos más razón que el otro. Tan solo usamos un mismo término para dos conceptos diferentes.

Otro tema es que no estoy de acuerdo con ese concepto, lo cual no considero no te quite razón. En mi opinión muy personal buscar algo como eso es proyectar metas en el ∞, y eso, pienso yo, es alejarse de uno mismo, lo cual es algo que no quiero para mí.

Aún así, me parece interesante, y estoy totalmente de acuerdo, en que ciencia y experiencias, y seguramente cualquier otro método que pueda entender la mente, no son válidos para encontrar un conocimiento definitivo. Entre otras cosas, porque el conocimiento que adquirimos de fuera se basa en interpretaciones, así en cualquier momento podemos estar equivocados. A mí eso, curiosamente, me parece genial. Me gusta la idea de que siempre puedo aprender algo.

Es un temas muy interesante para debatir =)